Un raspado del oasis celestial

Eran las 3 de la tarde y me empezó esa ansiedad hijueputa de siempre. Me tocó comerme tres chocorramos seguidos pero ese visaje no se me pasaba. Ahí fue cuando llamé a «Luga» el parcero que sabía cómo se me pasaba… Ese man era más conocido como «Lugano», lugarteniente del Bronx bogotano, todo un sayayin. Cuando lo llame se le escuchaba la voz con un eco todo extraño, me imagine que me estaba hablando desde un baño para poder escucharme con atención. Diciéndole «Lugano parcero, cómo son vueltas hoy, Ando todo despeinado». Ese marica se timbro todo cuando lo empezaron a llamar repetidas veces con golpes fuertes en la puerta, pero al final me dio cita a las 6PM.

A las 5:05PM ya estaba esperando el seto para tirarme, el día estaba como bonito. Pero justo me dio por ponerme una chaqueta muy grande y me estaba asando. Ahí fue cuando decidí quitarme ese visaje e ir por lo mío. Estábamos en tiempos peligrosos decían las noticias, titulares como: «Sustancias peligrosas atacan la ciudad» timbran al ciudadano promedio. Pero la verdad es que las mutaciones se daban cada vez más recurrentes. Índices de IA se volvían más audibles en el bajo mundo. Rumores de que muchos de esos sayayos están programados no me parecían tan fuera de base.

Llegué justo a tiempo, no me fallaba el cálculo, era cuestión de tiempo para saber que iba a transformar esta realidad de mierda, sencilla como ella sola. Tan monótona que se aburre ella misma, ya ni se puede ver al espejo porque su propio resplandor la ha acompañado por la eternidad. Qué aburrimiento a lo bien.

Camine unas cuadras para encontrarme con «Luga» el parcero. Ese olor característico de la zona abruma a cualquiera, era realmente insoportable, pero inconscientemente placentero, para al fin encontrarlo.
«Entonces qué viejito, tiempos» me dice Lugano con sus implantes de lentes de última generación Leica, podía ver el reflejo del desgaste y cientos de años de camello puro. Esos lentes los había visto justamente días antes, permitían una fusión entre la policromía y la monocromía para ver el mundo con más detalle. La verdad es que yo preferiría no ver esta porquería de realidad tan HD.

Después de un rato de contarme cómo estaba la vuelta me dijo que lo acompañará al chiba (el sitio donde se encontraba de todo) la última vez que estaba ahí sentado metiéndome los quiebres sacaron a un tombo a pata por tratar de robarle el plasma a unos niños que habían sido abandonados por la puta de la mamá, para después venderlo en el bajo mundo deportivo. Eso se lo inyectan los deportistas de alto rendimiento alterando su genética para romper marcas. Qué raro este mundito. A mi me habían diagnosticado cáncer de colón y al primero que llame fue a lugano, antes de comprarlo de primera, hoy día con esos precios que se manejan es preferible comprar eso de segunda y mejor invertirlo en diversión.

Pasaron segundos que se volvieron varios minutos hasta que las horas se me acomodaron al lado, no me dejaban estar tranquilo. Pasaban diferentes comerciantes por mi mesa ofreciendo sus «products». Pero yo esperaba lo mío, lo de siempre, solo este man sabe lo que me gusta por eso lo esperaba solo a él.
«Viejito aquí está lo suyo», en ese momento todo se transformó. Después de recibir mi regalito me fui al cuarto donde podía echarme el sueño después de las quemadas.

Abrí la puerta me senté en la cama y después del segundo todo se empezó a derretir de una manera impresionante, me hizo acordar del «Dali Relojes Blandos». Pero esta vez también salieron unas mujeres a acompañarme un rato, estaban totalmente desnudas, no me dejaban tocarlas, pero sí me acomodaban la pipa para seguirla quemando, nunca me había pasado tal suceso. Una de ellas me cogió de la mano para que la acompañará al hueco de la pared por donde salieron.

Pasamos unos cuantos cubículos, era como si nos estuviéramos sumergiendo lo más adentro posible del Bronx. Kilómetros enteros caminamos cogidos de la manos fue aterrador, sugestivo y a la vez encantador. Pero llegamos a una parte extraña, no me lo esperaba. Encontrándonos con David, un parcero que no veía desde el colegio, no por ingrato, sino porque no lo volvieron a encontrar nunca. Mi felicidad fue inmediata, lo abrace, hasta lo bese en esa cabeza con ese corte honguito ridículo que tenía desde la infancia. Son de esas amistades que nunca crecen.

Hablamos un rato de lo sucedido estos años y lo mucho que había cambiado todo. De un momento a otro David me dijo que se tenía que ir, que ya era momento. Yo le dije que era cliente y amigo de unos de los Sayayins pero él no mostró asombro alguno, hizo como si nada y siguió con su acelere. Yo lo seguí pero antes busqué donde había quedado la hembrita que me trajo hasta aquí, pero ni rastro de ella, así que arrancamos a caminar con risas incluidas.

«Primero yo y después pasas vos» me dijo cuando llegamos a una especie de sotano, pero yo no lograba entender nada aún. Ahí fue cuando apareció Lugano «parceritos es hora del baño» nos dijo con risa burlona. Pero David mostraba cara de nada, como si fuera lo habitual. Saco una especie de manguera de bombero y lo empezó a mojar. Cada parte de su cuerpo se empezó a desprender hasta quedar en nada. El restante lo empezaron a triturar abriendo una compuerta que se encontraba en la parte de abajo, lo mezclaba con otras sustancias que no reconocí para después sacar un polvo de lo más fino.

«Viejito, su turno» no sentí miedo la verdad, es como si mi alma se hubiera desprendido de mi cuerpo permitiéndome admirar todo lo que le pasaba, hasta que me transporte al chiba. Sí, al mismo lugar donde me encontraba horas antes y nuevamente me podía ver ahí esperando, con la cara de ansiedad habitual, estaba amarrado a esa polvo, éramos uno. Después de un tiempo me fui camino al cuarto y fue cuando quemándome a mi y david volví a entrar a mi cuerpo para volver a salir de él, por el resto de la eternidad o de la infinidad para que suene más universal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s